domingo, 24 de octubre de 2010

MARXA RASOS DE PEGUERA-MANRESA, 79km, 3.550m +-, no pudo ser :(

Esta entrada tendría que haber sido la crónica de la Marcha Rasos de Peguera-Manresa, pero lo único que podría detallar ahora serían las horas que he pasado en la cama con la compañía del termómetro, los kleenex y el glucómetro.

Me tranquiliza pensar que hasta los más cracks e inmortales como Messi por ejemplo también cogen la gripe pero no me consuela del todo, ya que me apetecía un montón hacer esta carrera, por el paisaje, los compis del CEI, pero bueno, al menos sé que ésto dura un par de días o tres, y si hubiese sido una lesión la que no me hubiese dejado participar, ya sería algo serio.

Así que nada, me he perdido la penúltima prueba de la Copa Catalana, pero seguro que cogeré con más ganas la última, el 7 de noviembre, Marcha del Garraf!! :))

Imagen de la Rasos de Peguera-Manresa, edición 2008

martes, 19 de octubre de 2010

16 de octubre, La Marxassa 63.3km 3.110m desnivel acumulado


A la 3ª va la vencida, y ha sido así! Los dos años anteriores he tenido que desistir por diferentes lesiones, y este año por fin he podido conocer esta prueba! Y un placer! Si finalizaba ya tendría los puntos necesarios para la Copa Catalana!!

A las 02.55 am sonaba el primer despertador, que no paró de sonar cada 5’ hasta las 03.10, después de dormir 3 escasas horas, protocolo de siempre: vaselina en los pies, llenar bidonets… Y a las 03.52 fuera de casa que esta vez me recogía el presi.

A las 04.25 llegábamos al punto de salida de los autocares. Saludando a los habituales de cada semana, y a las 05.15 al autocar, que esperando a los que se les habían pegado las sábanas, salimos a las 05.45 pasadas. Me quedé medio dormida después de desayunar algo, y minutos antes de las 07.00 llegamos a Sant Martí del Montseny, bufffff, que frío! Hasta los guantes me puse, aunque sabía que un rato después me sobraría todo!


Y enseguida en la cola para salir por una pequeño “corriol” que estaba algo resbaladizo, allí ví a “élites” como Pep Artigues, Carles, entre otros, y ya me despedía de Andreu y Xavi que sabía que nos los vería en toda la carrera por los objetivos de tiempo que se habían marcado. Empezamos con un poco de tapón pero rápido para una pista que permitía correr.

Al rato frontal a la mochila, además de chaleco, guantes y manguitos. Ahora sí, empezaba la prueba! J

Después de algunos km’s ya me reagrupé con mis compis de club y fuimos avanzando km’s. Durante toda la marcha vimos a muchas personas recogiendo bolets, castañas… y lugares encantadores!

Después de pasar por el control del Centre d’Informació Font Marina, km 11.2, comimos algo y ahora empezaba una bajada que pudimos ir avanzando a ritmo de trote, y rápido, al control de Sant Celoni, km. 25.5. Aquí perdimos un rato a Marcos, que se quedó con un amigo.


Ahora empezaba la 2ª subida importante de la marcha, a Sant Martí del Montnegre, pasamos de un ritmo tranquilo planeando y subiendo algo (dónde recuperamos a Marcos), a una directa que puso el presi para subir a ritmo agonizante. Es en esos momentos duros que subes con dolor de piernas, sudando, hiperventilando… pero que al llegar a arriba te llena de recompensa la sensación de esfuerzo realizado.

Nos recuperamos con el avituallamiento del aperitivo, km. 33.9 (qué lujo! como en un bar: patatas fritas, olivas, galletitas saladas, salchichón… y para los valientes, Martini!!).



Nos quedaba un tramo de subida y luego ya volveríamos a bajar a buen ritmo. Perdimos de nuevo a Marcos que prefería bajar más lento, y sí, sobre las 14.40 llegábamos a la comida, Vallgorguina, km. 43, también de lujo: mesas con sillas, ensalada, butifarra con vino (yo opté por comerme solo el pan que la carne no es lo mío, jeje… y zumo de naranja), fruta, chocolate, y para los cafeteros, hasta café con licor!

Y nos esperaba la 3ª subida dura de la marcha, y la última, ya que el resto ya serían subidas muy cortas.
Buffffffffffff, la verdad que se hizo dura, aunque no hacía sol, el calor de las 15.00 se notaba, y después de comer que te entra ese pequeño bajón cuesta arrancar, pero finalmente, resultándome menos dura de los esperado, llegamos ya al control, km. 48.6, la marcha ya estaba casi acabada! Una buena limonada con unos voluntarios encantadores, un poco de melón. Y ahora empezábamos a bajar!


Al poco me empecé a encontrar mal por dolor de estómago (presentía que había sido el melón), y estuve un rato sufriendo un poco, pero me recuperé y genial!
Estuvimos pasando un tramo rompepiernas, algún corriol, hasta el control de Sant Martí de Mata, km. 58.3 pero superado, y seguimos bajando, penúltimo control, Carretera de Mata, aquí sólo fichamos y ni paramos a comer nada. a 3.3km y acabamos!

Ahora sí se veía la playa!

Bajada y planear, en este tramo nos encontramos con Juanjo del Gracia que se juntó con nosotros para acabar, y a Lluís del CEI que iba con unos amigos, y ya se vino también con nosotros. Pasamos el puente de la autopista, planeamos por los invernaderos (qué duro el asfalto en esos momentos), bajamos por el pueblo, y a las 18.20 aprox llegábamos a la ermita de San Simó, prueba superada!!!!!!!! Qué felicidad!!! Marcha acabada, y ya tenía la copa en el bolsillo!!!! J

Después de fichar, nos dieron una medalla y un buff muy chulo (me encantan!!!!), además que camisetas ya tenemos muchas! Y para rematar la buena jornada, una cerveza en un bar de ahí al lado, se unieron también Xavi Torrijos y Blas que ya hacía un rato que habían llegado.

Como siempre, una gran experiencia! Muchas risas con los compis del club (son los mejores recuerdos!!).
Mis controles de azúcar sin ninguna bajada! En algún momento un poco alta pero rápidamente solventado, y muy buenas sensaciones!

Y en esta caso también aprendí algo de historia (“Can Pitarra” ;) ), micología, la vida de los alcornoques… y como siempre, qué rabia!!! darme cuenta de lo poco respetuosa que es mucha gente con la naturaleza, utilizando el suelo como papelera, y con los que disfrutamos de ella, transitando con sus coches de domingueros por caminos de montaña como si fuesen por la carretera….

miércoles, 13 de octubre de 2010

Chamonix

La primera vez que descubrí Chamonix marcó un antes y un después en mi vida, me fuí sola, con la mochila, deseosa de descubrir un lugar del que había oído hablar muy bien, iba con las expectativas muy altas, y no me decepcionó lo más mismo.

Cada vez que voy me gusta más, aunque sólo he podido descubrirlo en verano, seguramente el invierno también será igual de mágico.

Los paisajes, sus gentes, la cultura de la montaña... en un escenario idílico.

Si he ido en época “no UTMB” cuando es mucho más fácil respirar tranquilidad, me encanta sentarme entre los bancos de la plaza de la Maison de la Montagne o de la Oficina de Turismo, cuando el sol ya se está escondiendo, y disfrutar de la tranquilidad, de las vistas, del entorno...
Y también esas cervezas con mis amigos franceses en el bar de la plaza.

Espero que la proliferación del turismo no afecte el entorno, y tanto el Gobierno como los visitantes sepan guardar y respectar, respectivamente, ese lugar tan maravilloso...



Vistas de Chamonix ayer por la tarde (foto de un amigo, D.L.)


Vistas de Chamonix esta mañana (foto de un amigo, D.L.)


lunes, 11 de octubre de 2010

Hola, Kaixo, Hello, Salut, Ciao, Hallo…

Empiezo ahora, hoy, a escribir después de mucho tiempo aplazando este momento.
En el 2007, justo cuando empecé a descubrir que era el concepto de las marchas de larga distancia, diversas personas me han ido sugiriendo, aconsejando, comentado, animando, a que tuviese una web o un bloc, un espacio dónde explicar mis experiencias pero no lo veía claro, no por el hecho de escribir que es algo que me gusta, sinó por el concepto o definición de este espacio.
Pero el otro día, tomando una cerveza con un diabético ejemplar, un deportista de élite, un gran luchador por nuestro derechos, y sobretodo, una gran persona (eskerrik asko!!), me he animado a hacerlo, y me apetece, compartir con aquellos que abran este espacio, mis aventuras, mis experiencias, mis pensamientos… todo ello transmitido en mis palabras e imágenes.
Mirando hacia atrás, hace ya 19 años y alguno meses que el concepto “diabetes” figurado en una pieza de puzzle, encajó en el puzzle de mi vida, y a día de hoy, es una pieza más, ni más ni menos importante que el resto de pilares, y si esta pieza no hubiese aparecido nunca en el juego, sé que mi situación actual sería la misma, con mis mismos sueños, con mis mismos proyectos, y con mis mismas metas conseguidas. Evidentemente, y no hay que engañarse, todo requiere un esfuerzo, pero como todo también, hay una recompensa.
Como siempre he dicho al acabar una crónica de alguna de mis “aventuras”, las barreras te las pones tú, la diabetes no es una de ellas! Métela en la mochila y a disfrutar de la vida!
Bea

Everest Base Camp (September 2012)