viernes, 29 de julio de 2022

Alpes (Suiza): ascensión al Mönch (4.110m) , Jungfrau (4.158m) y Eiger (3.970m) por la arista Mittellegui

Después de un invierno con poca nieve y una primavera prácticamente sin lluvias, llegó junio con unas temperaturas altísimas como si fuese de esos julios de un calor aplastante.
Poco a poco se iban sucediendo las noticas del mal estado de los glaciares, y lo que marcó sin duda el inicio de una mala temporada en Alpes fueron las muertes en la Marmolada por el desprendimiendo del glaciar, un glaciar por donde nosotros bajamos en septiembre de 2018.

Este año volvía a Alpes con la ilusión de hacer realidad el sueño que el año pasado no pudo ser porqué la previsión de mala meteo me hizo cancelar el viaje.

Otro verano más con mi chico trabajando allí, se pudo guardar una semana para poder hacer actividad juntos así que genial! 😀

Una semana antes vimos que la previsión de meteo nos volvía a jugar una mala pasada, y decidimos cambiar el orden de las ascensiones, y retrasar todo 1 día para al menos poder realizar el primer objetivo.

A 2 días de irnos la meteo dió un giro radical a mejor y no hubiese hecho falta hacer ningún cambio sobre el programa inicial pero ya estaba hecho, reservas y demás, y no era momento de volver a cambiar.

Estaba feliz, emocionada, tenía muuuchas ganas de volver a Alpes, y aunque suelo ir 2-3 veces al año, siempre es especial! Este año en enero ya estuvimos esquiando, y como en principio este año no correría UTMB, este sería mi segundo y último viaje a estas montañas en 2022.

Llegamos a Grindelwald lunes por la tarde. Era mi segunda vez aquí, la 1a fue en 2014 cuando vine a correr la Eiger Ultra Trail.

El martes nos los tomamos de turisteo, siempre hay algo chulo que hacer aquí, y aprovechamos para visitar la garganta glacial Gletscherschlucht. Además de ir a ver horarios trenes, teleférico, compra en el super, hacer mochilas...

Y miércoles para arriba! Cogimos el primer tren que subía y después de 2 transbordos llegamos arriba. Presumen de que es el teleférico más alto de Europa. Allí arribar, a parte de haber unas vistas impresionantes, hay de todo: restaurante, bar, tienda, museo, y actividades en el exterior: tirolina, descenso en neumáticos por la nieve, vuelo en helicóptero... Lo que es verdaderamente impactante es el precio, ya había pagado otros teleféricos caros en Alpes pero éste se llevaba la palma. Al cambio eran unos 215 euros por persona ida y vuelta (mi chico al ser guía tiene un descuento del 50%, menos mal!!). Y nosotros íbamos a estar unos días arriba pero había muuuchos turistas, que suben y bajan el mismo día! Sin duda, un gran negocio! pero como todo en Suiza, funcionaba a las mil maravillas!

Ese día antes de llegar al refugio del Mönch íbamos a hacer el pico Mönch (4.110m) para aclimatar. Inocente de mí pensé que sería una montaña fácil tipo Breithorn pero no. Primero hay parte de roca/cresta, algún paso de escalada, algo de caminar... Hasta que te pones los crampones ya en la parte final, donde te queda una pala, una travesía y la arista. Vimos gente parada antes de la arista final que nos dijeron que no pasaban, se volvían para abajo sin hacer cima...No me extrañó al verla, fueron los 50 metros más largos de mi vida 😅 Puse paso "chiquito de la calzada" y con la concentración a tope, para arriba siguiendo los pasos de mi chico sin mirar el precipicio que había a lado y lado. Mi chico me comentó que algún año que ha subido con algún cliente no habían llegado a la cima porqué esta arista final estaba muy helada y el cliente había preferido evitar el riesgo. Este tramo de arista de bajada se me hizo ya más llevadero, es corto pero más que intenso! También vimos gente sin encordar, es decir, jugándote la vida todavía más. En fin...























Ya bajamos, comimos el bocata y para el refugio del Mönch (Mönchsjoch Hut) que estaba prácticamente al lado. 


Muchos de los turistas que subían en el teleférico se acercaban al refugio a comer, dar una vuelta... Y estaba a tope de gente yendo y viniendo por la pista pisada. En el refugio había bastante gente pero por suerte la habitación que nos dieron no estaba llena. Mi chico al ser guía tenía que dormir en otra habitación pero al final la chica que nos atendió no dejó que durmiésemos juntos en la misma habitación 😃

Descansamos y al día siguiente madrugón, desayunábamos a las 3am para subir el Jungfrau (4.158m). Esa tarde entraron bastantes nubes pero cierto es que para el día siguiente la previsión de meteo seguía siendo buena así que genial! Antes de la cena, una cerveza, y relax. Mañana iríamos con la mochila más liviana porqué parte de las cosas se quedaban en este mismo refugio donde íbamos a dormir otra noche más. 

Me costó dormirme pronto porqué al final era de día y todavía no estaba acostumbrada al "horario Alpes" pero a la mañana siguiente tampoco se me hizo muy difícil el madrugón. Entre una cosa y otra empezamos a caminar a las 4am aprox y en el tiempo previsto llegamos a cima. La verdad que es un señor montañote que tiene de todo, una primera parte de glaciar, luego sigues subiendo, a ratos roca, a ratos nieve, travesías de esas molonas y de aguantar la respiración, pala de nieve de esas que te escupen para atrás, tramo de seracs y rimayas... En fin, de todo. Se hace larga la ascensión pero las vistas son increíbles....!!!!!! Y bajamos bastante rápido porqué a pesar de todavía estar en horario de mañana el calor empezaba a notarse y mucho, la nieve se havía transformado muy rápido y estaba muy pesada, el riesgo de alud aumentaba, ir por el glaciar ya era arriesgar y los seracs parecía hasta que se movían.

El tramo final se hizo largo largo... Paramos donde el teleférico a tomar algo, descansar, y ya de vuelta al refugio, se notaba el cansancio... Pero felicesss! De momento 2 de 3! 😀


















Tarde de relax, cerveza... Nunca te acabas de acostumbrar a pagar 12 euros por una botella de 1'5l de agua, y encima en 2 días compras unas cuantas jeje...

Al día siguiente no tocaba madrugón así que genial! Nos levantamos más tarde, desayuno con la calma. El día consistiría en llegar al refugio del Eiger (Mittellegui Hut), que ya era una aventura. En la estación, dejamos en una taquilla cosas que podíamos prescindir para ir más ligeros, y volvimos a coger el tren pero sólo para bajar un tramo (se tiene que pedir en la taquilla que te paren allí porqué sólo paran 5minutos cuando sube para que la gente baje y mire). 
Pagamos otro billete pero éste más barato jeje... 

Bajamos del tren, abrimos una puerta que costaba muchísimo por el viento y era como si entrases en una mina. Empezamos a bajar por un túnel de roca húmedo, con algo de iluminación y fuímos bajando hasta llegar a una ventana que da al glaciar, alucinanteeeeee! 




Y allí ya nos equipamos. La aventurilla para llegar al refugio seguía, bajar al glaciar, progresión en glaciar, pasar un puente de madera en medio de una grieta enorme, y seguir por el glaciar hasta llegar ya a la parte de pared de roca donde ves el refugio arriba y al fondo. 

Dijéramos que vas carenando poniendo los pies a tramos mejor y a tramos peor, con poco espacio, y con mucho cuidado; hay también un rapel. Nos juntamos con dos cordadas más, una de las cuales de un guía suizo y su clienta suiza que luego pasamos con ellos un buen rato en el refugio charlando. Fuímos haciendo por esta pared y realmente lo hablábamos con mi chico, esta pared mojada hace muy muyyyy arriesgado llegar al refugio. Íbamos atados en corto pero sin cable de vida ni nada, no hay donde cogerse.

Y llegamos al refugio, guauu en medio de la arista, delante del glaciar y super bonito y acogedor! Y lo llevan dos mujeres muyyy amables y que cocinan genial! Ver atardecer desde aquí es increíble!! 😍























Llegamos al mediodía y no había mucha gente pero conforme el día avanzaba fueron llegando más personas y las 35 plazas se llenaron.

Mi chico tuvo que dormir en la habitación de los guías y yo abajo en una bastante grande que estaba a tope pero todo genial.

Estuvimos la tarde charlando con otros guías y clientes y muy bien! Y ya prontete a cenar. Los guías tenían derecho a desayunar primero con sus clientes y luego desayunaban ya el resto de personas que estaban alojadas, para dar prioridad a que los guías con cliente salieran primero por la mañana. Se salía ya con luz, sin frontal.

A las 4.15 estábamos desayunando, había gente ya casi preparada para salir, nosotros salimos sobre las 5.15 sin prisa. Estaba nerviosa, emocionada... Esa arista era el objetivo/sueño de este año de Alpes y sabía que no sería fácil. 

De momento íbamos sin crampones ascendiendo por la arista, algunos tramos tenían maromas. Me agobia mucho en estas situaciones llevar gente enganchada así que dejamos pasar a una cordada y ya seguimos a mi ritmo, haciendo algunos rápeles intermedios fuímos avanzando. Llegamos a la cima del Eiger (3.970m) en el tiempo previsto así que genial!!! La meteo era perfecta. Y no, la ascensión no había acabado, faltaba una laaarga bajada. Después de bastantes rápeles, pensaba que ya habíamos llegado al final pero no, tocaba de nuevo seguir subiendo por la arista unas horas más. Con pasos de escalada que después de tantas horas y al llevar los botas gordas de alpinimo que necesitamos los días anteriores todavía se hacía más pesado. Tuvimos que poner los crampones en un tramo de pala que se formó una larga cola de varias cordadas y allí perdimos bastante rato. Mi chico está más que acostumbrado a largas raciones de arista y además ésta se la conocía de otras veces pero a mi los metros finales se me hicieron muy muy largos. 

Así que gran alegría cuando por fin llegamos al glaciar, wowwwwwwwwww ahora sí que sí, sueño conseguido, 3 de 3!! El tramo del glaciar lo bajamos muy rápido, y pasamos por el refugio del Mönch y ya a coger el teleférico. 





















Y una vez en Grindelwald, coche para Chamonix donde nos esperaba una ducha, una cama y una buena cena!!

FELIZ, MUYYYY FELIZ!!! Mi chico, Alpes, las cimas conseguidas, la genial experiencia... Como siempre me vuelvo de Alpes con una gran sonrisa 😍 Y ahora ya pensando en el próximo sueño deportivo del año 😜


No hay comentarios:

Publicar un comentario


Everest Base Camp (September 2012)